st

sábado, 22 de agosto de 2015

masa sablée de avellana

¿Hay algo más rico que la masa sablée? 
...Sí, la masa sablée de avellana :)
Se usa de la misma manera que la masa sablée común o de almendras: en tartas dulces, masitas, tarteletas, bases para torta o dacquoise. Sin embargo, me parece que el sabor y la textura que aporta la avellana hacen la diferencia y suman puntos.

sábado, 8 de agosto de 2015

praliné






































Abrir la caja de bombones, tomar uno al azar —o, al contrario, elegirlo escrupulosamente— y descubrir a mitad de mordisco que es de … praliné. Qué decepción.
Y mientras los restos mordisqueados boyan por ahí, listos para que algún adulto los rescate, ir a buscar rápido otro que diluya el gusto feo y que devuelva el momento de placer arrebatado así, sin más.

lunes, 27 de abril de 2015

torta de pera y cardamomo


Con un té o como simple postre de otoño es irresistible: la textura es delicada y el sabor es suave; el centro, apenas cremoso.
Pueden prepararla sin cardamomo, usar mitad de azúcar blanco y mitad de azúcar rubio; acompañarla con helado, crema, salsa de caramelo, salsa inglesa o lo que les parezca (bueno, no... mayonesa, no, por favor).
Solo se necesita batir unos pocos minutos y pelar y cortar las peras. Nada más, así de simple.  

jueves, 12 de febrero de 2015

compota de frutos rojos con mascarpone


Fresquísima y con un sabor y un color intenso, sola o acompañada con mascarpone, esta compota de frutos rojos es un perfecto postre veraniego que se prepara en un rato, usando solo una cacerola, un bol y un colador.

martes, 3 de febrero de 2015

semifreddo de chocolate y crema de avellanas






Retomando el blog de la manera más golosa posible.

Es la segunda vez que preparo este semifreddo en un mes; es tan rico y tiene una textura tan sedosa que está para pasarle la lengua al plato. 
Yo le agregué avellanas tostadas y picadas para hacerlo aún más gordo y porque me gusta encontrar algo crocante pero la receta original no lleva; con o sin ellas es un postre absolutamente recomendable.

lunes, 24 de noviembre de 2014

zuccotto

Hace poco A. me regaló un libro de recetas con chocolate... esto me recuerda mucho al capítulo en que Homero le regala a Marge una bola para jugar al bowling :D. Yo no como mucho chocolate, a él sí le gusta bastante.
Pero no me enojé como la señora Simpson porque el libro está muy bueno y hay varias recetas de postres italianos, entre ellos este zuccotto. Lo gracioso es que el libro es alemán, con lo cual, además de seguir incursionando en cuanto postre/dulce italiano exista, voy a terminar aprendiendo la lengua de Goethe. [Hace poco intentando leer un blog en húngaro, me reí descubriendo que liszt significa harina.

lunes, 10 de noviembre de 2014

panna cotta de café

Cremosa, con un pronunciado sabor a café y constelación de vainilla; los que amamos esta bebida encontramos en esta receta otra forma de seguir consumiéndola en dosis razonables, cuando empieza a hacer calor. Y les diría que, incluso, a los que les resulta indiferente pueden encontrarle una vuelta de tuerca a su sabor en este simple postrecito. 
Yo prefiero hacerla en moldes chicos porque —aunque no parezca es contundente pero todo depende de la gula de cada uno y de cómo se sirva: como postre o simple bocado dulce cuando el azúcar nos reclama.

Se prepara en 15 minutos y en unas pocas horas está lista.



Ingredientes

Aceite para los moldes
Crema 400 ml
Chaucha de vainilla 1
Azúcar negro 55 g
Café instantáneo 4 g*
Gelatina sin sabor en polvo 4 g*

Preparación

1- Aceitan ligeramente 6 moldes chicos. Es preferible usar moldes de acero inoxidable o metálicos para que sea más fácil desmoldarlas.
2- En una cacerola ponen la crema con la chaucha de vainilla, a fuego moderado durante 5 minutos. Añaden el azúcar, suben un poco el fuego y la dejan hasta que esté humeante, pero cuidando que no hierva. Cuando empieza a hervir, la retiran del fuego. Esperan un minuto y, luego, retiran la chaucha de vainilla.
3- En otro recipiente chico de vidrio, disuelven el café y la gelatina con 3 cucharadas soperas de agua tibia; tiene que quedar todo muy bien disuelto.
4- Cuando la crema ya está tibia, añaden unas cucharadas a la gelatina previamente disuelta con el café y revuelven bien para que todo bien incorporado. Luego, la añaden a la crema y revuelven nuevamente.
5- Dejan entibiar 5 minutos, mezclando un poco para que no se forme una piel.
6- Vierten la crema en los moldes mezclando cada vez para repartir bien las semillas de la vainilla y la dejan en la heladera, por los menos 3 horas, cubierta con film (el film no tiene que estar en contacto con la crema). 


Blogging tips