jueves, 23 de octubre de 2014

palito, bombón ¡semifreddooooo!

Llegó el calor y con él nuestra primera heladera con freezer (ahora cruzo los dedos para que no empiecen los cortes de luz, como todos los años; cada año, renace la esperanza ¬_¬ )
La lista con los ingredientes de este semifreddo ya estaba expectante debajo del imán de la vieja heladera; cuando llegó la nueva, dejamos pasar un día y cuando ya pudimos enchufarla, me puse a preparar el postre. Como era de esperar, su cremosidad combinada con los otros ingredientes estrella no me defraudaron: almendras, amaretti y el licor de almendras Amaretto. Redundante, delicioso, sí. 






 Es facilísimo, solo requiere un poco de tiempo, nada más... y nada menos :). 

amaretti

La verdad es que no tenía pensado hacer los amaretti aunque me encanten pero fui a comprarlos al supermercado porque los necesitaba para la receta del semifreddo, y no había. Un poco a desgano, me fui a la dietética a procurarme las almendras.
La clave para hacer más rápido y no pasar demasiado calor es disponerlos en una fuente bien grande, y si el horno tiene dos grillas regulables para hornear de a dos tandas, mejor aún. Bueno, esto no es ninguna novedad pero, a veces, ¿no les pasa que cuando están cansados no se dan cuenta de lo obvio?

lunes, 29 de septiembre de 2014

kioto

Con la primavera ya instalada en Buenos Aires, me dieron muchas ganas de volver a ver las fotos del viaje a Japón, sobre todo las de Kioto, porque en casi todas la veredas, los frentes de las casas estaban repletos de macetas con plantas y flores de todos los colores y tamaños.


Pero lo que nunca me hubiese imaginado es ver a tantas chicas y chicos paseando y sacándose fotos, vestidos con kimono.

martes, 23 de septiembre de 2014

pfeffernüsse

Cuenta Wikipedia que estas masitas de origen holandés se preparan para la fiesta de San Nicolás en los Países Bajos y en Bélgica, mientras que en Alemania las hornean para Navidad.
A mí me parecieron perfectas para este comienzo de primavera/otoño: no hace ni frío ni calor y encender el horno no es un problema. Solas o acompañadas con una taza de té o un vaso de leche bien fría, estas masitas súper especiadas son un vicio. Son húmedas en su interior y, por fuera, tienen un color dorado y una grietas chiquitas que las hacen muy seductoras.

viernes, 19 de septiembre de 2014

sigo cocinando

Tengo algunas entradas pendientes que quiero publicar y no puedo porque, por alguna razón que desconozco, cuando subo las fotos a Blogger el color cambia por completo y se ven horribles.
No me pasa cuando publico en Tumblr o en Flickr, incluso en el álbum de fotos Picasa se ven bien.

Misterio. Noche cerrada. No sé. No tengo idea de cómo solucionarlo y quizás sea una pavada.

En cuanto lo resuelva, las entradas empezarán a salir a borbotones :D.

Espero que estén bien y que el cambio de estación les traiga cosas buenas (a mí, por el momento, me está haciendo pito catalán, jajajaja)

st

Blogging tips