st

viernes, 18 de marzo de 2016

mermelada de higos

El verano ya empieza a ser pasado pero quiero que los higos me acompañen un rato más durante las primeras semanas del otoño. La verdad es que me hubiera gustado hacer varios frascos de mermelada de higo pero fui comprando lo que conseguí, y al principio de la temporada estaban un poco caros. Hace unos días me llevé el último (casi) kilo que encontré, ya a buen precio y salió una de mis mermeladas favoritas.

Ingredientes

Higos frescos 650 g
Jugo de ¾ de limón
Azúcar común 325 g
Chaucha de vainilla 1 (opcional)

Preparación

En una cacerola colocan los higos (previamente lavados) cortados en cuartos, los rocían con el jugo de limón, los cubren con el azúcar (la mitad del peso de los higos) y, si usan chaucha de vainilla, añaden las semillas y la chaucha también, cortada en pedacitos. Revuelven un poco y llevan a fuego moderado hasta que hierva. Dejan enfriar la preparación y la reservan en la heladera durante toda la noche.
Al día siguiente, completan la preparación, haciéndola hervir nuevamente a fuego moderado, durante 25 minutos aproximadamente; si ven espuma sobre la superficie, la retiran con una espumadera o cuchara. Yo procesé un poco la fruta pero no del todo  porque me gusta encontrar pedacitos.
Una vez lista, la vierten en caliente en un frasco*, lo cierran bien y lo dan vuelta.
Queda riquísima también con pedacitos de nuez (pueden añadirlos cuando la mermelada ya está fría)


*lo ideal es esterilizarlo antes pero como nosotros no vamos a vender la mermelada y es probable que la consumamos en muy poco tiempo, me dio fiaca y usé directamente frascos bien limpios.

jueves, 10 de marzo de 2016

flan de dulce de leche y queso crema

























Cremoso hasta el infinito y más allá.

Es difícil mantener una conversación, pensar o distraerse con lo que sea mientras se está comiendo este flan. Desde la primera cucharada, toda la crueldad del mundo se diluye en este postre de infancia (el que pide siempre A. cuando salimos a comer afuera) para terminar de esfumarse por completo bajo la capa de caramelo. Esta versión con queso crema y dulce de leche es re lechona y más dulce que la común, claro, pero para nada empalagosa.

Todavía me río, viéndolo a A. medio sacado, preguntando: ¡¿dónde está el dulce de leche, dónde está el dulce de leche?! porque él lo comió con una cucharada extra, como si hubiese hecho falta...

Gracias, Pedro Lambertini.
























































Flan de dulce de leche según Pedro Lambertini

Ingredientes

Huevos 6
Queso crema entero 450 g
Leche entera 1 litro
Dulce de leche común 500 g
Azúcar 150 g
Azúcar extra para el caramelo

Preparación

1- Preparan el caramelo como suelen hacerlo. Yo siempre hago caramelo a seco, en dos o tres veces según la cantidad que necesite. Para un flan, de la cantidad total de azúcar pongo primero una mitad, a fuego bajo hasta que se disuelve. Una vez disuelto, añado la segunda mitad. De esta forma, se evita que se cristalice el azúcar y que se queme el caramelo (qué horrible el caramelo quemado, amargo, estropea todo)
2- En un bol baten apenas los huevos con el queso crema. No batan de más aunque se vean algunos grumos, después desaparecen.
3- En una olla grande mezclan la leche, el azúcar y el dulce de leche; llevan al fuego removiendo con batidor para que el dulce se disuelva. Cuando empieza a hervir, bajan el fuego y hacen reducir durante 20 minutos aproximadamente hasta que quede un líquido espeso y marrón; debe quedar alrededor de 1 litro de reducción.
4- Retiran del fuego, dejan pasar el calor fuerte y, aún caliente, vuelcan la mezcla sobre los huevos siempre batiendo sin parar.
5- Vierten la mezcla en el molde y cocinan tapado a baño María en horno precalentado a 150° durante 1 hora y 20 aproximadamente hasta que tome punto.
- Retiran del horno, dejan enfriar, llevan a la heladera y desmoldan sobre un plato o fuente grandes porque saldrá mucho caramelo.

Como es mi costumbre, los hice en molde individual de flan (salen 10) y en cazuelitas. Varios los desmoldé y algunos los serví directamente en las cazuelitas. Me parece que estos últimos estuvieron todavía más ricos.



Los consejos de Pedro

-Usar buenos huevos ya que estos son el ingrediente principal del postre.
-Usar queso crema entero, no queso blanco.
- Al acaramelar el molde cuando el caramelo está más espeso dejarlo enfriar boca abajo así la capa queda más pareja. El caramelo que cae sobre la mesada, él lo tira a la leche a que se disuelva junto con el azúcar y el dulce.
- Tapar el flan antes de cocinarlo con la base de una tortera de mayor tamaño.
- Sentar el molde sobre una base de cartón o varias capas de papel de cocina o un corcho de una botella de vino antes de colocarlo en la fuente a baño María. Aparentemente, esto cuida más la temperatura del agua de cocción.  


martes, 1 de marzo de 2016

mousse de miel y yogur


Un final dulce y fresco después de una comida. 
Un desayuno veraniego.
Una merienda liviana.
Un antojo dulce en la mitad de la noche.
Solas o con coulis de fruta.

Elige tu propia aventura...






Ingredientes

Gelatina sin sabor 6 g
Miel* 100 g
Crema de leche 100 g
Esencia de vainilla 1 cuchara de café
Yogur griego** 300 g
Claras de huevo 2

Preparación

1- Hidratan la gelatina en agua fría (40 cm3).
2- En una cacerolita, hacen fundir a fuego suave la miel junto con la crema y la esencia de vainilla. Cuando está por hervir, retiran del fuego y añaden la gelatina hidratada. Mezclan bien y dejan enfriar.
3- Una vez que la preparación está tibia, añaden el yogur griego y mezclan nuevamente.
4- Baten las claras a nieve (tienen que quedar firmes) y las incorporan a la preparación anterior, mezclando delicadamente y con movimientos envolventes hasta que no haya grumos.
5- Vierten en vasitos y llevan a la heladera durante al menos 8 horas.

Rinde para 6 vasitos de yogur (de los de vidrio)



























Notas


*A mí me gusta usar una miel suave.

**Si no consiguen yogur griego, pueden hacerlo perfectamente con yogur natural; lo envuelven con un lienzo y lo colocan adentro de un recipiente para que suelte el suero como se ve en esta foto. Lo dejan así aproximadamente 4 horas; pasado este tiempo, ya está listo para usar.

*** Esta vez, les hice una base de coulis, aprovechando los duraznos hermosos que había en la frutería. Si les interesa, les dejo también la receta. Si lo preparan, tengan en cuenta que éste es el primer paso ya que el coulis es la base del vasito.
Procesan 525 g de duraznos (3 duraznos grandes) y colocan la pulpa en una cacerolita a fuego suave. Cuando alcanza los 45º, añaden en forma de lluvia 50 g de azúcar + 9 g de pectina previamente mezclados. Una vez que la preparación hierve, lo dejan un minuto más mientras revuelven un poco, y luego lo vierten directamente sobre los vasitos donde sirvan la mousse (yo, al final, también le agregué unos cubitos de durazno). Los llevan a la heladera durante una hora y luego vierten la mousse.
Así queda esta versión >>>

Blogging tips