jueves, 30 de octubre de 2014

oishikatta desu



Kioto al mediodía. 

Hicimos unos pocos pasos a la salida del templo Eikan-dō, buscando algún lugar donde almorzar. Habíamos estado caminando toda la mañana desde temprano y ya estábamos un poco cansados, con un poco de calor y otro poco de hambre. No se veían muchos negocios por ahí; apenas esas máquinas expendedoras de bebidas que se encuentran en casi todos lados, pero, claro, nosotros no íbamos a empezar la dieta líquida justo ese día; queríamos sentarnos tranquilos un rato a comer y a descansar.
Y a los pocos minutos vimos este lugar y enseguida nos gustó; fue como entrar al living de una casa, había dos o tres mesas y estaban ocupadas. Las personas desde sus sillas conversaban vaya a saber de qué con los dueños, una pareja que atendía detrás de la barra. Ahí nos sentamos, al lado de la planta.  

Mientras terminábamos de comer, la dueña cortó una naranja y talló unos gajos de manzana para refrescarnos el paladar después del curry; no sé si esto era parte del menú, el caso es que nos pareció un gesto adorable.




El lugar era como se ve: rosa, beige y blanco y no es que nos hubiésemos acercado a las cosas para sacarle fotos, no. Todo estaba cerca, todo era chiquito, casi de juguete, delicado, limpio.
Nada sobraba, nada faltaba. 
Y, a pesar de que la gente estaba prácticamente al lado nuestro, y no paraba de conversar con los dueños, ninguna voz se superponía ni tapaba la nuestra. 
Tomamos el café, saqué el diccionario del bolso y busqué la expresión para agradecerle a la señora por el almuerzo. Agradecí.


Y con una mezcla de felicidad y nostalgia nos fuimos pensando en volver. 


oishikatta desu = estuvo delicioso




P.D.: espero que la tormenta del martes no les haya complicado demasiado el día de ayer.

*


Más sobre Japón 123 y 4

jueves, 23 de octubre de 2014

palito, bombón ¡semifreddooooo!

Llegó el calor y con él nuestra primera heladera con freezer (ahora cruzo los dedos para que no empiecen los cortes de luz, como todos los años; cada año, renace la esperanza ¬_¬ )
La lista con los ingredientes de este semifreddo ya estaba expectante debajo del imán de la vieja heladera; cuando llegó la nueva, dejamos pasar un día y cuando ya pudimos enchufarla, me puse a preparar el postre. Como era de esperar, su cremosidad combinada con los otros ingredientes estrella no me defraudaron: almendras, amaretti y el licor de almendras Amaretto. Redundante, delicioso, sí. 






 Es facilísimo, solo requiere un poco de tiempo, nada más... y nada menos :). 

amaretti

La verdad es que no tenía pensado hacer los amaretti aunque me encanten pero fui a comprarlos al supermercado porque los necesitaba para la receta del semifreddo, y no había. Un poco a desgano, me fui a la dietética a procurarme las almendras.
La clave para hacer más rápido y no pasar demasiado calor es disponerlos en una fuente bien grande, y si el horno tiene dos grillas regulables para hornear de a dos tandas, mejor aún. Bueno, esto no es ninguna novedad pero, a veces, ¿no les pasa que cuando están cansados no se dan cuenta de lo obvio?

lunes, 29 de septiembre de 2014

kioto

Con la primavera ya instalada en Buenos Aires, me dieron muchas ganas de volver a ver las fotos del viaje a Japón, sobre todo las de Kioto, porque en casi todas la veredas, los frentes de las casas estaban repletos de macetas con plantas y flores de todos los colores y tamaños.


Pero lo que nunca me hubiese imaginado es ver a tantas chicas y chicos paseando y sacándose fotos, vestidos con kimono.

martes, 23 de septiembre de 2014

pfeffernüsse

Cuenta Wikipedia que estas masitas de origen holandés se preparan para la fiesta de San Nicolás en los Países Bajos y en Bélgica, mientras que en Alemania las hornean para Navidad.
A mí me parecieron perfectas para este comienzo de primavera/otoño: no hace ni frío ni calor y encender el horno no es un problema. Solas o acompañadas con una taza de té o un vaso de leche bien fría, estas masitas súper especiadas son un vicio. Son húmedas en su interior y, por fuera, tienen un color dorado y una grietas chiquitas que las hacen muy seductoras.

st

Blogging tips