st

miércoles, 4 de junio de 2014

art kitty parade en osaka


Esa mañana nos levantamos con cielo gris. Desayunamos y nos metimos rápido en la boca de subte, a media cuadra del hotel, para ir a la estación Kioto desde donde salía el tren hacia Osaka. La ciudad nos recibió lluviosa y bastante fresca; de no ser por el Grand Front Osaka, ubicado estratégicamente a la salida de la estación, nuestro día habría sido complicado.
Está bien, un shopping sigue siendo un shopping en cualquier lado del mundo y, a los que no les guste elegirlo como programa para pasear o ir de compras, sabrán entendernos a A. y a mí. Pero esta vez, créanme, fue diferente. No porque el Grand Front Osaka sea un complejo de seis edificios inmensos, modernos, rodeados de jardines, ni porque todo esté perfectamente señalizado con carteles, folletos y tenga, además, una recepción con empleados que sonríen de verdad y que informan con una amabilidad poco común sobre lo que se les consulte (bueh, como la mayoría en Japón).
No.
Esta vez fue diferente porque

… [bombos y platillos] … [redoblante]... el complejo festejaba el año de vida junto a los cuarenta de Kitty y no había tenido la mejor idea que convocar a treinta artistas para participar en el Art Kitty Parade.
No les puedo explicar nuestra sorpresa cuando entramos y vimos a la bigotuda más adorable y tierna (después de Diana) suspendida en el medio del Knowledge Plaza: ahí estaba, gigante, etérea, iluminada por reflectores con luces que cambiaban de colores y, de a ratos, también resaltada en un fondo musical. La Hello Kitty Installation Art, diseñada por Tanijiri Makoto, es la figura tridimensional del personaje, formada por once mil moños de cinta de raso y, para que tengan una idea de su altura, llega hasta el quinto piso del shopping.

Pura fantasía japonesa.
















































una chica y yo (de perfil) queriendo recuperar toda la fantasía de la obra con una foto que no da cuenta ni de la mitad de lo que se ve en vivo y en directo. Me hubiese puesto a patinar ahí mismo con la Kitty sobrevolándome, jajaja, cuántas ganas, por favor, el piso era la pista ideal.  

A la que todos sucumbieron: nenes, nenas, hombres, mujeres.























en la foto no llega a verse pero los zapatos tienen cara de gatito. Padres copados que están en el detalle :)




Kitty llegó para quedarse, es peso pesado, toda una institución en Japón. 
No hay que olvidar que además de bigotuda ya es cuarentona (¡como yo!, yo sin bigotes ¡eh!). 
Que siga el homenaje pues, adorable felina...


















































Algunas fueron realizadas con la técnica Yodogawa

Una de mis favoritas

Se me hace Alicia corriendo por algunos de los jardines del País de las Maravillas, no sé, me imagino...

Ésta tenía un bikini y un protector solar en una bolsa; en la otra, un libro sobre el que volveré en otra entrada.
Como estaba fresco y nublado, eligió leer el libro mientras se tomaba un capuchino en una cafetería del shopping.


Ahora sí, para terminar con el spam de Kitty, les dejo a los que aún tengan ganas de seguir mirando un poco más, el video donde se puede ver el montaje de la Kitty gigante de Makoto, la realización de las Kitty-esculturas y un poco de la fiesta que organizó el Grand Front Osaka.
Volví a verlo y me reí, me embobé y solté unas lagrimitas todo junto ⊙﹏⊙



Que terminen bien el miércoles :)

12 comentarios:

  1. que belleza Ale! gracias por compartir tu viaje que a mi particularmente me emociona mucho como destino "turistico"!
    gracias! :)

    pd: me voy shorando! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, no... no quería provocarte ataque de shanto :)

      Eliminar
  2. lindura absoluta! me encantó!!! buen finde Ale!!
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿sabés que yo nunca fui demasiado fan de la bigotuda? pero cuando vi esto, la gatita me hizo pito catalán, jajaja.
      Buen finde ;)

      Eliminar
  3. Hola Ale!Te comenté desde el celu y no salió,va de nuevo...Qué buen viaje!!!Me leí tus post y viajé con vos!Desde este puntillismo de Kitty hasta las giozas (y eso que de cocinar muy poco).Me asombra el detalle y la manera de hacer las cosas...gracias x contarlo!Hace mucho que no paseo x los blogs,muy bello el tuyo!♥Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte que te gustó el recorrido :) y eso que Kitty acaparó buena parte de El Gato Confite (espero que no le den celos, jiji)
      Sí, exactamente, es infernal el detalle, es notable en la mayoría de cosas que hacen.
      Gracias por los piropos ;) y otro beso para vos.

      Eliminar
  4. Ay, que buena sorpresa entrar a un shopping y encontrarte con esta locura!!! Me mato la Kitty 3D!
    Con esa casita, hecha en una Kitty creo que voy a soñar, es demasiado linda!!!
    Que buen viaje!!! Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante bien equipada la kitty-casita, eh. Ningunos tontos los que la idearon, jajaja
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Hermoso post!
    Hoy descubri tu blog, ta te sigo x bloglovin para nomperderme ninguna entrada.
    saluditos
    ÑOÑA

    ResponderEliminar
  6. He disfrutado con tu entrada. Muchas gracias por compartirla. Gracias a ti he podido ver un poquito más de la gran belleza del Japón. ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar

Blogging tips