st

jueves, 19 de junio de 2014

kasutera


Es liviano, muy rico, no lleva manteca y es la ridiculez de esponjoso. Además es económico, fácil y rápido de hacer.

En Japón lo vimos en varias pastelerías pero no lo probé porque siempre había otra cosa que me daba más curiosidad y quedaba siempre rezagado.
Gracias a Noriko y Yuko —las chicas de Japanese Cooking 101, que compartieron la receta en su sitio web, ahora estoy comiendo una porción con la taza de té.
Yo hice la mitad de la cantidad de la receta original porque era para nosotros dos; si lo quieren más grande usan 7 huevos y duplican la cantidad del resto de los ingredientes.
Es preferible que usen algún molde con paredes paralelas ya que el bizcocho es rectangular (yo, por ejemplo, usé uno para pan de miga). Si no, usen el que tengan.

Receta adaptada de Japanese Cooking101

Ingredientes

huevos 4 (a temp. ambiente)
azúcar 125 g
leche 30 g
miel 40 g
harina 000 100 g

Preparación

1- Precalientan el horno a 175º.
2- Baten los huevos con batidora de mano (o profesional) durante 10 minutos, agregando el azúcar en tres tandas.
3- En otro recipiente, mezclan la leche y la miel y la calientan un poco para que la miel se derrita.
4- Tamizan la harina y reservan.
5- Añaden la mitad de la mezcla de la leche a la mezcla de los huevos y mezclan unos segundos. Añaden la mitad de la harina y mezclan.
Añaden el resto de la leche y la miel y mezclan otra vez. Finalmente, completan con la harina restante y terminan de mezclar durante 2 ó 3 minutos con espátula.
6- Vierten la mezcla en un molde de 26,5 cm x 9 cm, previamente forrado con papel manteca (si el papel no es de buena calidad, además, lo enmantecan). Hornean durante 10 minutos a 175Cº, luego, bajan la temperatura a 160º y siguen cocinando durante 30-35 minutos.
Si ven que la superficie empieza a dorarse muy rápido,  cubren el molde con foil de aluminio.
7- Lo retiran del horno e inmediatamente tiran el molde en la mesada desde una altura de 12, 5 cm
para liberar el aire y evitar que se hunda.
8- Dejan enfriar el kasutera con la parte superior hacia abajo, sobre un trozo de film. Una vez frío, cortan delicadamente los lados con un cuchillo de hoja lisa, muy afilado. Esto es importante porque el bizcocho es tan esponjoso que si lo cortan con un cuchillo cualquiera les va a quedar muy desprolijo.
Si no van a consumirlo todo, lo envuelven con film para que conserve la humedad y mantenga la textura esponjosa.
Se conserva bien en estas condiciones hasta tres días después de horneado.

Rinde 12 porciones aproximadamente.

7 comentarios:

  1. super tentador y la verdad que se ve muy sabroso...

    ResponderEliminar
  2. ridiculamente HERMOSO !!!! :D
    me diste hambre! sabelo! ;)

    ResponderEliminar
  3. ALITA: y Ro
    Sí, es muy simple pero sabroso y el sabor mejora al segundo día ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola me tienta mucho pero a la vez creo que debe ser parecido a una genoise, un bizcochuelo básico digamos..puese ser??
    Saludos y lindo tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lu.
      Podría ser.
      Pongamos que son parientes lejanos: uno en Francia y otro en Japón/Portugal :)
      El sabor de la miel es notable en el kasutera y su textura es un poquitín más esponjosa; la capita dorada que se forma en la superficie también tiene un sabor particular.
      Saludos y gracias

      Eliminar
    2. Hola de nuevo! Hice la receta y, nobleza obliga, pasaba a contarte.
      Tal cual como dijiste, la miel le da ese sabor particular y hasta cierta humedad dentro de lo compacto que es.. obviamente la característica especial es LA esponjosidad.
      Usé una budinera grande de molde. La capita de arriba me quedó pegada al film:( pero después todo perfecto.
      Pienso que podria ir bien para una torta tres leches..tal vez lo pruebe!
      Bueno muchas gracias!
      Saludos

      Eliminar

Blogging tips