st

lunes, 29 de septiembre de 2014

kioto

Con la primavera ya instalada en Buenos Aires, me dieron muchas ganas de volver a ver las fotos del viaje a Japón, sobre todo las de Kioto, porque en casi todas la veredas, los frentes de las casas estaban repletos de macetas con plantas y flores de todos los colores y tamaños.


Pero lo que nunca me hubiese imaginado es ver a tantas chicas y chicos paseando y sacándose fotos, vestidos con kimono.
Claro, nuestro hotel estaba a una cuadra y media de un local que alquilaba los trajes tradicionales y cada vez que salíamos, fuese la hora que fuese, era un desfile de parejitas de novios o grupos de amigas riéndose, posando, terminando de arreglarse el traje.
Los primeros días fueron dos mil flashes: decidir cuál era más lindo, qué estampado o qué color era el más logrado, si los peinados con sus tocados combinaban bien con el kimono o eran una exageración, y así puedo seguir un largo rato. 


Hasta estuve tentada de alquilarme uno pero ya estaba medio bronceada y con mi cara de turca* iba a quedar medio bizarra :D. Así que me contenté con la yukata que tenía en hotel, que no era tan glamorosa pero me bastaba para sentirme incluida en el ritual de elegir una prenda linda y diferente a la de todos los días.


























Me habría gustado comprar uno pero los que vi salían un ojo de la cara y ya había gastado en otras cosas.

























































¿No son hermosos?

Que tengan una muy buena semana.

* en Estambul, un vendedor de alfombras me ofreció una hablándome en turco, ¡plop!

Más sobre Japón acá, acá y acá

8 comentarios:

  1. Sabía que eran caros porque usan buenas telas. Incluso creo que hay de diferentes calidades de acuerdo a las clases sociales y según su estado civil. Son hermosos! El verano pasado quise hacerme unos de esos que se usaban acá inspirados en los quimonos (tipo saquitos) pero no tuve tiempo ni de buscar una linda tela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, esas telas, me hiciste acordar, buaaaaaa, rompo en llanto desconsolado :)

      Eliminar
  2. mi vida por un kimono ♥
    o por un día más en japón ♥♥


    tuve la suerte de encontrar una feria de antigüedades al costado de un templo en el que pude comprar un kimono/hakamashita + hakama azul, bien simple, para m. por casi nada. pero para mí fue imposible. al menos me pude traer dos libros de kimonos :)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡qué buen regalo!
      ah ¿viste? libros sí es más fácil encontrar a buen precio. Menos mal :)

      Eliminar
  3. que lindo viaje, jamas me imagine que usaban kimonos para salir a la calle y andar sin más (un poco de cultura por acá jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Kioto, si bien hemos visto gente mayor usándolo como la ropa de todos los días (pocos, pero había), hoy parecería ser una moda entre la gente joven, aunque quizás sea algo más que una moda, no sé, yo también necesito un poco de cultura :)
      También coincidió que llegamos en primavera y, además, justo el día que empezaba la "Semana Dorada" (varios feriados) y estaban todos de paseo, con ánimo de festejo, de ir al parque, de salir y ponerse lindo después del frío del invierno.

      Eliminar
  4. que lindo viaje Ale!
    me vine de Flickr para acá porque sabía que tenía viaje teletrasportado asegurado!
    Me encantan los kimonos, me encanta que sean tan coloridos, tan floricientos :D y sobre todo que se sigan usando ♥♥♥
    Gracias por llevarme a pasear!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. viste... tengo un antojo terrible de kimono que al parecer solo quedará en antojo. Buuuuu.

      Eliminar

Blogging tips