st

lunes, 10 de noviembre de 2014

panna cotta de café

Cremosa, con un pronunciado sabor a café y constelación de vainilla; los que amamos esta bebida encontramos en esta receta otra forma de seguir consumiéndola en dosis razonables, cuando empieza a hacer calor. Y les diría que, incluso, a los que les resulta indiferente pueden encontrarle una vuelta de tuerca a su sabor en este simple postrecito. 
Yo prefiero hacerla en moldes chicos porque —aunque no parezca es contundente pero todo depende de la gula de cada uno y de cómo se sirva: como postre o simple bocado dulce cuando el azúcar nos reclama.

Se prepara en 15 minutos y en unas pocas horas está lista.



Ingredientes

Aceite para los moldes
Crema 400 ml
Chaucha de vainilla 1
Azúcar negro 55 g
Café instantáneo 4 g*
Gelatina sin sabor en polvo 4 g*

Preparación

1- Aceitan ligeramente 6 moldes chicos. Es preferible usar moldes de acero inoxidable o metálicos para que sea más fácil desmoldarlas.
2- En una cacerola ponen la crema con la chaucha de vainilla, a fuego moderado durante 5 minutos. Añaden el azúcar, suben un poco el fuego y la dejan hasta que esté humeante, pero cuidando que no hierva. Cuando empieza a hervir, la retiran del fuego. Esperan un minuto y, luego, retiran la chaucha de vainilla.
3- En otro recipiente chico de vidrio, disuelven el café y la gelatina con 3 cucharadas soperas de agua tibia; tiene que quedar todo muy bien disuelto.
4- Cuando la crema ya está tibia, añaden unas cucharadas a la gelatina previamente disuelta con el café y revuelven bien para que todo bien incorporado. Luego, la añaden a la crema y revuelven nuevamente.
5- Dejan entibiar 5 minutos, mezclando un poco para que no se forme una piel.
6- Vierten la crema en los moldes mezclando cada vez para repartir bien las semillas de la vainilla y la dejan en la heladera, por los menos 3 horas, cubierta con film (el film no tiene que estar en contacto con la crema). 


Para desmoldar la panna cotta, retiran el film y sumergen los moldes en un cuenco con agua caliente durante 8-10 segundos antes de darlos vuelta sobre el plato. Si los moldes son muy chicos, los dejan en el agua caliente solo 3-4 segundos; de lo contrario, la panna cotta puede derretirse.


Rinde 6 porciones 


 Que tengan una muy buena semana ;)


Notas

*Son dos cucharas de té aproximadamente.
También pueden prepararse en vasos, compoteras, frascos de yogur y comerlas directamente del recipiente sin desmoldar. 
La chaucha de vainilla pueden reciclarla lavándola. Una vez seca, la entierran en un frasco con azúcar. Ya tienen un riquísimo azúcar con aroma a vainilla.

6 comentarios:

  1. Ale, se ve que blogger no publica mis comentarios!!
    te decía que esta receta seguro la pruebo ya que i panza pide algo dulce después de almorzar y con estos días cálidos es una buena propuesta.
    besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. blogger... media pila.
      Mi panza me parece que es más pedigüeña que la tuya, jiji
      ¡Beso!

      Eliminar
  2. que ricoooooooooooo! la voy a hacer! :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Alejandra, gracias por haber pasado por el blog de la lectora, me alegro que te haya gustado ese texto sobre los gatos. Siempre me pareció que todos andamos en dos (o más) mundos, pero los gatos, vaya uno a saber por qué, tienen más sintonía con esa idea. Te mando un saludo y estamos en contacto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, siempre es un gusto descubrir nuevos mundos, nuevas escrituras.
      Y cuando un gato acompaña, más aún ;)
      Saludos

      Eliminar

Blogging tips