st

sábado, 5 de septiembre de 2015

vanillekipferln


Estas medialunitas de vainilla son endemoniadamente friables y aromáticas: comer una o dos y detenerse ahí es sólo para gente muy sobria y moderada. Algún día lo lograré (o no).
La gran idea de C. Felder de usar la chaucha de vainilla entera, en lugar de conformarse sólo con los granos, se agradece y se aprecia hasta la última partícula de esta masa ultra friable.
Se prepara en quince minutos, se hornea en otros quince. Me parece que lo más largo es pesar los ingredientes.
Preparen un cafecito o un té y como quien no quiere la cosa, hacen aparecer de la nada la lata con Vanillekipferln. Amor eterno, bueh... al menos por las medialunitas.


Ingredientes

Chaucha de vainilla 1 (si no estuviesen tan caras, pondría 2)
Azúcar 35 g
Esencia de vainilla 1 cuchara de café
Harina 000 140 g *
Harina de almendras 60 g **
Manteca pomada 120 g

Para espolvorear (opcional)
Azúcar impalpable 60 g
Azúcar vainillado 15 g

Preparación

1- Precalientan el horno a 170º.

2- Cortan en pedacitos la chaucha de vainilla y la procesan junto con el azúcar común y unas cucharadas de harina*. Yo lo hice en mi bicho vintage trituratodo (el mismo donde hago el praliné) y después me acordé de que tenía el molinillo de café —que nunca uso para moler café— y le di unas vueltas más; quedó muy bien molida la mezcla. Si tienen molinillo de café, háganlo directamente ahí, procesando sólo la chaucha de vainilla y el azúcar.

3- Tamizan la preparación (en esta etapa se van a caer de espaldas con el aroma a vainilla) y añaden la esencia de vainilla, la harina, la harina de almendras y la manteca pomada.

4- Integran con cuchara de madera y terminan de homogeneizar la pasta con las manos, sin trabajar demasiado (así evitan que se quiebre). Forman una bola.

5- Enharinan ligeramente la mesada y forman cuatro chorizos iguales de veintidós centímetros de largo. Cortan pedacitos de 2,5 cm [con un cuchillo largo es más fácil y mejor porque quedan todos del mismo largo, haciendo un solo corte ;)]. Pueden dejarlos así o darles la forma de medialuna; de las dos formas quedan lindos.

6- Los llevan a una placa enharinada y los hornean entre trece y quince minutos; tienen que quedar apenas dorados. Los dejan enfriar en una rejilla (en esta etapa se vuelven a caer de espaldas con el aroma a vainilla pero ya es más difícil recuperarse).

7- Una vez que se enfriaron completamente, los recubren con la mezcla de azúcar impalpable y azúcar vainillado. Si no tienen azúcar vainillado, alcanzará con el azúcar impalpable. Les digo más, a mí me encantaron sin ninguno de los dos, también. Si no los recubren con nada, tengan en cuenta que la masa sólo lleva 35 gramos de azúcar, que es bastante poco, porque esta cantidad contempla la mezcla de azúcar final, con la que van a espolvorearlos unas vez que están cocidos, ya fríos. Pero les repito, a mí me gustaron solos también; si a ustedes les gustan las masas un poco más dulces y no quieren espolvorearlos con azúcar, agregan un poco más de azúcar a la preparación (antes de hornear) y listo.


Rinde 32 unidades aproximadamente y se conservan hasta una semana en recipiente hermético o lata... qué buen chiste.

* Las cucharadas de harina las deducen de los 140 gramos totales. Esto es nada más que para ayudar al mixer a moler la poca cantidad de azúcar y vainilla pero si lo muelen en el molinillo de café no es necesario poner harina.
**Si no tienen harina de almendras y no quieren comprar, la preparan de la siguiente manera:
colocan las almendras en un bol, vierten agua hirviendo y dejan que se ablande la piel durante unos segundos. Las cuelan y cuando ya están frías las procesan.

10 comentarios:

  1. De dónde sacás estas recetas tan ricas? Algún día te voy a pasar una de unas medialunas de mi bisabuela, yugoslava ella, que son una delicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es receta de Christophe Felder y anda dando vueltas (muchas) por la internet :). Incluso algunas las sube él mismo http://www.christophe-felder.com/recettes/index.php Y, bueno, viste que cuando a uno le gusta mucho algo, va y busca, lee, mira, prueba, vuelve a hacer.
      En casa no hay recetas de abuela :( pero heredé el libro de doña Petrona, eso sí ;)
      Ay, sí, las medialunas de tu bisabuela, ¡quiero, quiero!

      Eliminar
  2. q ricas...me encantan las q se te deshacen en la boca, son vicio!
    tengo el librote fucsia de Felder, es un crack (q descubrimiento el mio!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste... estas son así, se funden en un segundo.
      Yo le tengo muchas ganas a esa biblia pero pesa cuántos kilos... tengo que decidirme a traerla en algún viaje.

      Eliminar
    2. que lo traiga don Amazon!

      Eliminar
    3. que lo traiga don Amazon!

      Eliminar
  3. Son una de las galles alemanas clásicas de navidad pero nunca las hice... Creo que incursionaré con tu receta ;) Aunque les tengo muchas ganas a las tapitas de sablé con avellanas, tengo ddl y me imagino alfajorcitos. Qué difícil decisión!!
    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puse en un *bretel*, como diría A. :).
      Pero, al menos, decime que las comiste alguna vez, no pueden ser der ricas.
      Yo deliro con todas las masitas ("masitas" re-abuela, ja) austríacas, alemanas. Creo que entre eso y la cerveza, si algún día voy a Alemania, vuelvo rodando arriba de un barril.
      Vos debés de tener la posta ¿cuál es la forma correcta? "vanillekipferl"o "vanillekipferln", ¿o las dos son posibles? el diccionario me dice que con la "n" al final es el plural... ¡Asshuda!

      Eliminar
    2. Sí, las comí! En época de advento la gente se junta a hornear galletitas navideñas y luego uno se lleva lata con una mezcla; las Vanillekipferln son de las más clásicas (y ricas). Es una locura esa temporada, lleno de Lebkuchen, Zimtsterne, etc.
      Tenés razón, con la "n" es plural. Si nos ponemos puristas se tiene que escribir con mayúscula, porque los sustantivos en alemán se escriben así. Porque a complicados, pocos les ganan ;)

      Eliminar
    3. Ay, qué genial volver a casa con un surtido de todo ese ricor.
      Voy por el Lebkuchen, que me está faltando y hace tiempo que quiero hacerlo ;)
      ¡Gracias, oink!

      Eliminar

Blogging tips