st

sábado, 9 de enero de 2016

crema helada con cerezas

¡Muy buen 2016, confites! 
En casa terminamos 2015 comiendo cerezas y empezamos 2016 de la misma forma: hoy me encanta poder comer lo que se me antoja después de tantas fiestas de fin de año con menúes a contramano. 
Como cada verano, cuando empiezo a ver cerezas en las fruterías, me da una mezcla de alegría y de ansiedad al imaginar la panzada que voy a darme.

lunes, 24 de noviembre de 2014

zuccotto

Hace poco A. me regaló un libro de recetas con chocolate... esto me recuerda mucho al capítulo en que Homero le regala a Marge una bola para jugar al bowling :D. Yo no como mucho chocolate, a él sí le gusta bastante.
Pero no me enojé como la señora Simpson porque el libro está muy bueno y hay varias recetas de postres italianos, entre ellos este zuccotto. Lo gracioso es que el libro es alemán, con lo cual, además de seguir incursionando en cuanto postre/dulce italiano exista, voy a terminar aprendiendo la lengua de Goethe. [Hace poco intentando leer un blog en húngaro, me reí descubriendo que liszt significa harina.

viernes, 7 de febrero de 2014

salsa de vino tinto

A A. y a mí nos gusta el vino, sobre todo el tinto. Vamos probando diferentes cepas de la inmensa oferta existente* y, a veces (por suerte, pocas veces), no termina de gustarnos del todo alguno. ¿Qué hacemos entonces con él?... ¿lo abandonamos a su suerte en algún estante de la cocina?, ¿lo tiramos? Jamás en la vida, Baco no lo permita.




































martes, 17 de diciembre de 2013

sopa fría de cerezas

El calor agobiante de diciembre no puede con mis ganas de comer algo dulce. Por supuesto, los helados satisfacen a la perfección este deseo goloso, pero estaba con ganas de probar la sopa fría de cerezas agrias. Esta receta húngara es muy simple y rica, como a mí me gusta. La preparé casi igual a la receta original, lo que cambié fueron las cerezas agrias por las dulces y, además, las cociné sin carozo. En realidad, existen varias formas de prepararla, como ocurre con la mayoría de las recetas, así que la próxima vez probaré dejándole los carozos ¿será más intenso el sabor? 

Ingredientes

Guindas o cerezas frescas 500 g
Azúcar blanca 5 cucharas soperas
Agua 1 litro
Canela en rama 3 ramitas
Clavo de olor 5 ó 6 unidades
Crema 200 g
Jugo de limón 1 cuchara sopera
Harina 1 cuchara sopera
Pizca de sal
Vino tinto (opcional) 100 ml

Preparación

1- Lavan bien las cerezas y les sacan el cabito. Yo, además, las descarocé.
2- Las colocan en una cacerola con el agua y el azúcar. Llevan a ebullición.
3- Bajan el fuego y agregan las ramas de canela y los clavos de olor. Cocinan aproximadamente 10 minutos o hasta que las cerezas estén blandas.
4- En un bol mediano, baten la crema a medio punto con el jugo de limón. Luego, le agregan la harina y la sal y, finalmente, una taza del líquido de las cerezas. Mezclan bien.
5- Vierten esta mezcla en la cacerola con el resto de la sopa y cocinan 5 minutos más sin que llegue a hervir. Si quieren, pueden agregar 100 ml de vino tinto; esto es opcional (noten que en la foto se forma un corazón cuando estoy vertiendo el vino ¿será que le gusta este agregado?).


6- Retiran las ramas de canela y los clavos de olor. 


7- Dejan enfriar y llevan a la heladera por unas horas. Sírvanla muy fría.


Blogging tips