st

martes, 1 de marzo de 2016

mousse de miel y yogur


Un final dulce y fresco después de una comida. 
Un desayuno veraniego.
Una merienda liviana.
Un antojo dulce en la mitad de la noche.
Solas o con coulis de fruta.

Elige tu propia aventura...





Ingredientes

Gelatina sin sabor 6 g
Miel* 100 g
Crema de leche 100 g
Esencia de vainilla 1 cuchara de café
Yogur griego** 300 g
Claras de huevo 2

Preparación

1- Hidratan la gelatina en agua fría (40 cm3).
2- En una cacerolita, hacen fundir a fuego suave la miel junto con la crema y la esencia de vainilla. Cuando está por hervir, retiran del fuego y añaden la gelatina hidratada. Mezclan bien y dejan enfriar.
3- Una vez que la preparación está tibia, añaden el yogur griego y mezclan nuevamente.
4- Baten las claras a nieve (tienen que quedar firmes) y las incorporan a la preparación anterior, mezclando delicadamente y con movimientos envolventes hasta que no haya grumos.
5- Vierten en vasitos y llevan a la heladera durante al menos 8 horas.

Rinde para 6 vasitos de yogur (de los de vidrio)



























Notas


*A mí me gusta usar una miel suave.

**Si no consiguen yogur griego, pueden hacerlo perfectamente con yogur natural; lo envuelven con un lienzo y lo colocan adentro de un recipiente para que suelte el suero como se ve en esta foto. Lo dejan así aproximadamente 4 horas; pasado este tiempo, ya está listo para usar.

*** Esta vez, les hice una base de coulis, aprovechando los duraznos hermosos que había en la frutería. Si les interesa, les dejo también la receta. Si lo preparan, tengan en cuenta que éste es el primer paso ya que el coulis es la base del vasito.
Procesan 525 g de duraznos (3 duraznos grandes) y colocan la pulpa en una cacerolita a fuego suave. Cuando alcanza los 45º, añaden en forma de lluvia 50 g de azúcar + 9 g de pectina previamente mezclados. Una vez que la preparación hierve, lo dejan un minuto más mientras revuelven un poco, y luego lo vierten directamente sobre los vasitos donde sirvan la mousse (yo, al final, también le agregué unos cubitos de durazno). Los llevan a la heladera durante una hora y luego vierten la mousse.
Así queda esta versión >>>

lunes, 15 de febrero de 2016

postrecito delicioso de chocolate (sin cocción y sin gluten)


¡Amantes del chocolate, hagan correr la voz! este postrecito es fa-bu-lo-so.


Fácil, rápido, sin encender el horno (Buenos Aires es el horno encendido ... en fin, es verano) pero por sobre todas las cosas una delicia chocolatosa, entre mousse y crema densa. Para agendar en el cuaderno de recetas y hacer varias veces al año.


La receta viene del blog de Mercotte ;)


Ingredientes

Huevos 3
Azúcar rubio (o mascabado) 50 g (yo usé mitad y mitad)
Chocolate semiamargo 150 g
Manteca pomada 125 g
Gelatina en polvo 3 g
Café soluble/alcohol/vainilla, elijan lo que les guste para aromatizar

Preparación

1-Hidratan la gelatina en agua fría (20 cm3).
2-En un bol, baten con batidora de mano los huevos con el azúcar durante 6 ó 7 minutos; la mezcla tiene que triplicar su volumen y volverse espumosa.
Mientras tanto, funden el chocolate a baño María. Cuando está listo, lo retiran del fuego y añaden la manteca pomada cortada en cubitos, mezclando un poco con la espátula.
3-Cuando la mezcla está homogénea, incorporan la gelatina disuelta y el aroma que usen.
4-Vierten el chocolate en la mezcla anterior y baten medio minuto más, a velocidad mínima para terminar de homogeneizar.
5-Forran con film una budinera de 22 x 10 x 6 para que sea más fácil desmoldarlo (si es de silicona, no es necesario), vierten la mezcla final y reservan en la heladera por lo menos 12 horas.


Yo lo hice en un molde de silicona para 6 muffins, que llevé al freezer durante unas 4 horas más o menos. Luego los desmoldé directamente en los platos de postre (una vez desmoldados, ya no se pueden cambiar de plato) y los pasé a la heladera hasta el momento de servirlos.














































































































Que tengan una muy buena semana.

martes, 26 de enero de 2016

parfait de café


He aquí una versión del parfait helado, mucho más fácil y rápida que la preparada con el batido de yemas y almíbar caliente, y que el maestro Felder simplifica al prescindir de este paso. Esto quiere decir que se bate, se mezcla, se refrigera y se es fan para siempre. Lo importante en esta receta es usar un café de buena calidad y si es expresso, mejor.

Receta de Christophe Felder, incluida en la revista Fou de Pâtisserie, edición nº 12. 

Ingredientes

Huevos 6
Azúcar 160 g
Café expresso 1 pocillo/87 ml
Café soluble 10 g
Crema de leche 500 ml

Preparación

1- Separan las claras de las yemas. Reservan las claras.
2- Baten las yemas con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva pálida y cremosa.
3- Mezclan el café tibio con el café soluble*, luego lo añaden a las yemas batidas.
4- Baten la crema bien fría a punto Chantilly** y la añaden a la preparación anterior, mezclando delicadamente con espátula de goma.
5- Baten las claras a nieve (bien firme) y las incorporan delicadamente y con movimientos envolventes a la preparación anterior.
6- Vierten la mezcla en un molde forrado*** con film y lo llevan al freezer durante al menos 4 horas.
Antes de servirlo, pásenlo unos minutos a la heladera para que esté más cremoso.


En la revista se indica que la receta rinde 6 porciones pero, en realidaT, rinde 16 por lo que hice un domo y 8 parfaits individuales. Debo admitir que esto no representó un problema en absoluto :o peeeero si quieren preparar menos, hacen la mitad de las cantidades y listo.   


Que tengan una muy buena semana, sin demasiado calor (o frío)



Notas

*Yo, además, infusioné los granos de 4 semillas de cardamomo porque me encanta.
**2 minutos antes de batir la crema a punto Chantilly conviene pasar al freezer el bol con la crema ya fría y los ganchos de la batidora; se hace mucho más rápido y queda mejor. 
***Si usan molde de silicona el film no es necesario (¿esto es una obviedad, no?).

domingo, 17 de enero de 2016

moelleux de higos


Los higos frescos que encontré ayer en la frutería estaban fabulosos; sin pensarlo dos veces, me traje unos cuantos y preparé en 10 minutos estos moelleux súper fáciles. 
Éste es un postre sin pretensiones, como el crumble con fruta, liviano y apenas dulce, está bueno comerlo directo de la cazuelita, con cuchara o también en plato con una bochita de helado de vainilla. A la tarde, con un té también están aprobados por la reina.  

La receta la tomé de este blog pero la modifiqué un poco

Ingredientes

Crema de leche 250 ml
Huevo 1 grande o 2 chicos
Azúcar 40 g
Harina 40 g
Harina de almendras 3 cucharas soperas / 27 g
Ron dorado 2 cucharas soperas
Higos frescos 4
Miel para endulzar (opcional)

Preparación

1- Precalientan el horno a 200º.
2- Baten con batidor de alambre (o tenedor) el huevo con la harina y el azúcar; añaden la crema de leche, la harina de almendras y el ron.
3- Cortan los higos en gajos finos y los disponen en el fondo de los moldes para muffin o cazuelitas, previamente untados con rocío vegetal (o manteca o aceite) y, luego, vierten la mezcla hasta completar ¾ del recipiente. O pueden cortan una tajada de higo y colocarla encima de la mezcla (en vez del fondo) sin presionar para que no se hunda.
4- Hornean entre 20 y 25 minutos hasta que estén bien dorados. Cuando salen del horno, si les gusta, le ponen un poquito de miel. 

Rinde 6 cazuelitas de 6 cm ø + 2 cazuelitas de 8 cm ø

¡Buen fin de semana!

lunes, 27 de abril de 2015

torta de pera y cardamomo


Con un té o como simple postre de otoño es irresistible: la textura es delicada y el sabor es suave; el centro, apenas cremoso.
Pueden prepararla sin cardamomo, usar mitad de azúcar blanco y mitad de azúcar rubio; acompañarla con helado, crema, salsa de caramelo, salsa inglesa o lo que les parezca (bueno, no... mayonesa, no, por favor).
Solo se necesita batir unos pocos minutos y pelar y cortar las peras. Nada más, así de simple.  


Ingredientes

Manteca a temperatura ambiente 100 g
Azúcar 100 g
Cardamomo molido 1 cuchara de café/0.7 g (si lo muelen ustedes, mucho mejor) (opcional)
Huevos 2
Harina 0000 100 g
Peras Williams maduras 4
Un puñado de almendras fileteadas para decorar (opcional)

Preparación

1- Precalientan el horno a 180º.
Enmantecan y enharinan un molde redondo de 22 cm (puede ser un poco más chico también; en este caso, usen 3 peras; el centro va a quedar más cremoso).
Pelan las peras y las cortan en gajos finos; los rocían con unas gotas de jugo de limón. Reservan.
2- Baten a blanco la manteca con el azúcar.
Mientras están batiendo, añaden un huevo, y luego, sin dejar de batir, el segundo.
3- Añaden la harina tamizada y las semillas de cardamomo molidas (si van a usar) y baten unos minutos más para terminar de homogeneizar.
4- Vierten la mezcla en el molde y acomodan los gajos uno por uno, hundiéndolos muy bien en la preparación para que se integren perfectamente a la masa y, una vez cocida, quede bien húmeda. Esta vez, puse algunas almendras fileteadas por encima; queda muy bien el contraste crocante/cremoso.
5- Llevan a un horno a 170º durante 35-40 minutos aproximadamente.
Cuando está lista, la dejan enfriar unos minutos en el molde y, luego, la pasan a una rejilla.
Tibia es aun más rica.

Rinde 6 porciones  

lunes, 10 de noviembre de 2014

panna cotta de café

Cremosa, con un pronunciado sabor a café y constelación de vainilla; los que amamos esta bebida encontramos en esta receta otra forma de seguir consumiéndola en dosis razonables, cuando empieza a hacer calor. Y les diría que, incluso, a los que les resulta indiferente pueden encontrarle una vuelta de tuerca a su sabor en este simple postrecito. 
Yo prefiero hacerla en moldes chicos porque —aunque no parezca es contundente pero todo depende de la gula de cada uno y de cómo se sirva: como postre o simple bocado dulce cuando el azúcar nos reclama.

Se prepara en 15 minutos y en unas pocas horas está lista.



Ingredientes

Aceite para los moldes
Crema 400 ml
Chaucha de vainilla 1
Azúcar negro 55 g
Café instantáneo 4 g*
Gelatina sin sabor en polvo 4 g*

Preparación

1- Aceitan ligeramente 6 moldes chicos. Es preferible usar moldes de acero inoxidable o metálicos para que sea más fácil desmoldarlas.
2- En una cacerola ponen la crema con la chaucha de vainilla, a fuego moderado durante 5 minutos. Añaden el azúcar, suben un poco el fuego y la dejan hasta que esté humeante, pero cuidando que no hierva. Cuando empieza a hervir, la retiran del fuego. Esperan un minuto y, luego, retiran la chaucha de vainilla.
3- En otro recipiente chico de vidrio, disuelven el café y la gelatina con 3 cucharadas soperas de agua tibia; tiene que quedar todo muy bien disuelto.
4- Cuando la crema ya está tibia, añaden unas cucharadas a la gelatina previamente disuelta con el café y revuelven bien para que todo bien incorporado. Luego, la añaden a la crema y revuelven nuevamente.
5- Dejan entibiar 5 minutos, mezclando un poco para que no se forme una piel.
6- Vierten la crema en los moldes mezclando cada vez para repartir bien las semillas de la vainilla y la dejan en la heladera, por los menos 3 horas, cubierta con film (el film no tiene que estar en contacto con la crema). 


Blogging tips