st

miércoles, 3 de febrero de 2016

un libro y un cuenco de uvas





Un día I. nos trajo uvas blancas; otro día, al año siguiente, volvió a traernosy, desde entonces, pasó a ser un momento esperado, una suerte de celebración elegida. 

Hace ya tres veranos seguidos que I. nos trae uvas de la parra de su casa; uvas de un color y de un sabor que no encontré nunca en ninguna frutería. Hace unas semanas, pensé que este año no iba a traernos o que se iba a olvidar porque 2015 fue muy duro para ella, pero por su suerte me equivoqué y apareció una vez más con un tupper enorme repleto de racimos.  

Esta vez no cociné nada, solo les saqué las semillas, las espolvoreé con un poco de azúcar rubio y, una vez que soltaron su jugo, les puse unas cucharadas de ron. Esperé un rato, porque como dice ella "no hay que apurar las cosas; las que venden en la frutería no están maduras por eso no son ricas" y me fui a leer un libro. Cuando lo abrí, me reí viendo al gato que mira la luz filtrándose entre las hojas: me vi a mí misma con ganas de saltar a la parra para dar el zarpazo. Sin embargo, me contuve y seguí leyendo hasta que estuvieron maceradas y listas para comer. Una cucharada gorda de queso crema completó el bol más fresco y rico del universo.








*Este año, yo le di a probar mis cerezas y se llevó un frasco.

domingo, 17 de enero de 2016

moelleux de higos


Los higos frescos que encontré ayer en la frutería estaban fabulosos; sin pensarlo dos veces, me traje unos cuantos y preparé en 10 minutos estos moelleux súper fáciles. 
Éste es un postre sin pretensiones, como el crumble con fruta, liviano y apenas dulce, está bueno comerlo directo de la cazuelita, con cuchara o también en plato con una bochita de helado de vainilla. A la tarde, con un té también están aprobados por la reina.  

La receta la tomé de este blog pero la modifiqué un poco

Ingredientes

Crema de leche 250 ml
Huevo 1 grande o 2 chicos
Azúcar 40 g
Harina 40 g
Harina de almendras 3 cucharas soperas / 27 g
Ron dorado 2 cucharas soperas
Higos frescos 4
Miel para endulzar (opcional)

Preparación

1- Precalientan el horno a 200º.
2- Baten con batidor de alambre (o tenedor) el huevo con la harina y el azúcar; añaden la crema de leche, la harina de almendras y el ron.
3- Cortan los higos en gajos finos y los disponen en el fondo de los moldes para muffin o cazuelitas, previamente untados con rocío vegetal (o manteca o aceite) y, luego, vierten la mezcla hasta completar ¾ del recipiente. O pueden cortan una tajada de higo y colocarla encima de la mezcla (en vez del fondo) sin presionar para que no se hunda.
4- Hornean entre 20 y 25 minutos hasta que estén bien dorados. Cuando salen del horno, si les gusta, le ponen un poquito de miel. 

Rinde 6 cazuelitas de 6 cm ø + 2 cazuelitas de 8 cm ø

¡Buen fin de semana!

viernes, 7 de febrero de 2014

salsa de vino tinto

A A. y a mí nos gusta el vino, sobre todo el tinto. Vamos probando diferentes cepas de la inmensa oferta existente* y, a veces (por suerte, pocas veces), no termina de gustarnos del todo alguno. ¿Qué hacemos entonces con él?... ¿lo abandonamos a su suerte en algún estante de la cocina?, ¿lo tiramos? Jamás en la vida, Baco no lo permita.




































domingo, 10 de noviembre de 2013

sabayon

Tres renglones ocupa la receta del sabayon en el libro de Doña Petrona. Y dice así:


«Poner en un tazón seis yemas, media tacita de agua fría, un vaso de vino dulce, 100 g de azúcar molido y una cucharadita de maicena; colocar al baño María y batir hasta que esté espesa.»

jueves, 7 de noviembre de 2013

tapenade

El tapenade (como el labneh) pertenece a la categoría no-receta. Así es como suelo catalogar las recetas fáciles, rápidas, simples, con poquísimo tiempo de preparación y esfuerzo.
Para los que aún no lo conocen, les cuento que es una pastita riquísima a base de aceitunas negras, alcaparras, anchoas y aceite de oliva. Muchas veces se modifican un poco los ingredientes para adaptarlo al gusto de quienes lo consumen. Como todo, como siempre; como hacemos con el mate: con cascarita de limón, menta, jengibre, manzanilla, etc.
Es muy popular en la Provenza, imagínense que con todos esos olivares algo bueno tenía que salir. Bueno, no sé, yo soy muy fan de las aceitunas así que para mí esta receta es perfecta. Normalmente, se sirve sobre una tostada de baguette pero, por supuesto, pueden prepararlo para servir junto a otros dips y que cada uno lo acompañe con lo que quiera. De a cucharadas, también ¿por qué no?
Esta vez se me antojaron las tablitas crocantes de Claudio Olijavetzky; les dejo la receta también. Si no son amantes de las aceitunas, pueden usar estas tablitas para acompañar cualquier otro dip o comerlas solas. 










Tapenade

Ingredientes

Aceitunas negras descarozadas y picadas 115 g  (si son buena calidad, tanto mejor)
Anchoa 1 unidad
Ralladura y jugo de ¼ de limón
Romero fresco o seco1 pizca
Tomillo fresco o seco 1 pizca
Pimienta de cayena o negra 1 pizca
Aceite de oliva extra virgen 1 cucharada sopera aproximadamente

Preparación

Colocar todos los ingredientes en una procesadora o licuadora y procesar. Si es necesario, remover los pedacitos de aceitunas de las paredes del vaso para que se procesen bien los ingredientes y se forme una linda pasta/puré. Ustedes eligen si quieren una pasta más homogénea o menos desmenuzada.
Chequeen la consistencia y, si la prefieren menos espesa, van agregando aceite de a gotitas hasta llegar al punto deseado.
Prueben el sabor y, si hace falta, rectifiquen condimentos (hierbas, limón, pimienta)

Otras versiones

Pueden reemplazarse las aceitunas negras por verdes.

Puede reemplazarse la mitad de las aceitunas por tomates secos.

Para hacerla más un poquito más salada (aunque naturalmente lo es), agregar algunas alcaparras escurridas.

***

Tablitas crocantes

Ingredientes

Harina 0000 250 g
Cucharadita de sal 1 (5 g)
Extracto de malta* ½ cucharadita
Levadura fresca 8 g (o levadura seca 3 g)
Agua 125 ml
Aceite de oliva 25 ml

Rinde aproximadamente 36 unidades (20 cm de largo).
Pueden conservarse entre 2 y 3 días en u recipiente hermético.

*Puede reemplazarse por miel.

Procedimiento

1- En un bol grande, mezclar la harina, la sal y el extracto de malta. Incorporar la levadura disuelta en el agua y, por último, el aceite de oliva.
2- Colocar sobre la mesa y amasar hasta obtener una masa lisa. Dejar descansar durante 20 minutos, cubierta con film.
3- Pasado este tiempo, dividir la masa en dos partes. Estirarlas (dejar cubierta la pieza restante mientras trabajan con la primera) hasta que alcancen el tamaño de las bandejas para horno que usarán y un grosor inferior a los 3 mm.
Pincelar la superficie con aceite de oliva; dar vuelta la masa y pintar también la base. Pinchar con tenedor.
4- Decorar con lo que les guste; puede ser queso rallado, semillas de sésamo, orégano, pimentón, etc.
5- Cortar tiras de 3 cm de ancho, en forma transversal, para que cada tablita tenga un poco de cada sabor (queso, pimentón, orégano).
6- Colocar las piezas en bandejas aceitadas, una al lado de la otra. Dejar reposar durante 10 minutos y llevar a horno precalentado a 160ºC, hasta que las tablitas estén secas y empiecen a dorarse, alrededor de 15-20 minutos, dependiendo de la potencia de su horno.

viernes, 25 de octubre de 2013

labneh salado y dulce

Ordenando un poco la cocina para hacerle lugar a los nuevos cacharros, encontré un libro de cocina árabe que me regaló A.() hace mil años. En medio del caos de moldes, especias y paquetes varios, me tomé unos minutos para hojearlo.
Hacía una semana había comprado pistachos para hacer trufas de chocolate blanco con pistachos (ñam) y ahí quedaron durante unos días. Ahora entiendo; estaban esperando que yo abriera este libro y les dedicara la receta de Labneh.
Blogging tips