st

viernes, 7 de febrero de 2014

salsa de vino tinto

A A. y a mí nos gusta el vino, sobre todo el tinto. Vamos probando diferentes cepas de la inmensa oferta existente* y, a veces (por suerte, pocas veces), no termina de gustarnos del todo alguno. ¿Qué hacemos entonces con él?... ¿lo abandonamos a su suerte en algún estante de la cocina?, ¿lo tiramos? Jamás en la vida, Baco no lo permita.




































lunes, 27 de enero de 2014

tarta rústica de manzanas y uvas

Las manzanas en el cajón de la heladera me reclamaban desde hacía tres semanas; la verdad es que ya ni me acuerdo para qué receta las había comprado. Este fin de semana tan lindo y fresco, encendí el horno, les di una oportunidad y las saqué de su encierro. Como además tenía las uvas de I. se hicieron buenas amigas y terminaron juntas en esta tarta rústica, ideal para la hora del té. 


viernes, 17 de enero de 2014

lassi de mango | bonus track de fin de semana

Es cremoso y fresco a la vez; simple, sustancioso y nutritivo. Si aún no lo probaron y son amantes de los licuados, denle una oportunidad en estos días de calor. Solo hay que pasar todos los ingredientes juntos por la licuadora hasta que quede un batido cremoso. 

260 g de mango
30 cc de miel
100 g de yogur natural
20 cc de crema de leche
100 g de hielo picado
Rinde medio litro.

martes, 14 de enero de 2014

cheesecake japonés

El sábado me levanté de muy buen humor. El día estaba hermoso y, desde mi ventana, se veían los pichones ­—de los que hablé al final de la entrada anterior— picoteando los montoncitos de polenta que les había tirado hacía un rato. Ellos (y sus padres) se bancaron estoicamente la tormenta del martes pasado y, unos días más tarde, ya estaban aprendiendo a volar. ¡Bravo, pequeños!


Para festejar el acontecimiento preparé esta delicia del Japón :)

martes, 7 de enero de 2014

semifreddo de sabayon

Hace unas semanas vino mi sobrino de la Patagonia. El peque adora el tiramisu —es uno de sus postres favoritos—, y yo suelo prepararlo siempre que viene pero este año no hice a tiempo y terminamos yendo a la heladería. Y ¿qué gustos pidió él?...




martes, 17 de diciembre de 2013

sopa fría de cerezas

El calor agobiante de diciembre no puede con mis ganas de comer algo dulce. Por supuesto, los helados satisfacen a la perfección este deseo goloso, pero estaba con ganas de probar la sopa fría de cerezas agrias. Esta receta húngara es muy simple y rica, como a mí me gusta. La preparé casi igual a la receta original, lo que cambié fueron las cerezas agrias por las dulces y, además, las cociné sin carozo. En realidad, existen varias formas de prepararla, como ocurre con la mayoría de las recetas, así que la próxima vez probaré dejándole los carozos ¿será más intenso el sabor? 

Ingredientes

Guindas o cerezas frescas 500 g
Azúcar blanca 5 cucharas soperas
Agua 1 litro
Canela en rama 3 ramitas
Clavo de olor 5 ó 6 unidades
Crema 200 g
Jugo de limón 1 cuchara sopera
Harina 1 cuchara sopera
Pizca de sal
Vino tinto (opcional) 100 ml

Preparación

1- Lavan bien las cerezas y les sacan el cabito. Yo, además, las descarocé.
2- Las colocan en una cacerola con el agua y el azúcar. Llevan a ebullición.
3- Bajan el fuego y agregan las ramas de canela y los clavos de olor. Cocinan aproximadamente 10 minutos o hasta que las cerezas estén blandas.
4- En un bol mediano, baten la crema a medio punto con el jugo de limón. Luego, le agregan la harina y la sal y, finalmente, una taza del líquido de las cerezas. Mezclan bien.
5- Vierten esta mezcla en la cacerola con el resto de la sopa y cocinan 5 minutos más sin que llegue a hervir. Si quieren, pueden agregar 100 ml de vino tinto; esto es opcional (noten que en la foto se forma un corazón cuando estoy vertiendo el vino ¿será que le gusta este agregado?).


6- Retiran las ramas de canela y los clavos de olor. 


7- Dejan enfriar y llevan a la heladera por unas horas. Sírvanla muy fría.


viernes, 13 de diciembre de 2013

estrellas de canela


Un clásico de Navidad que adoro: las estrellas de canela. Las dejo preparadas unas semanas antes de la Nochebuena en un caja cerrada bajo cuatro llaves. Y, como las llaves están en mi poder, el 24 a la noche queda la mitad de las estrellas.


Masa

Ingredientes

Almendras fileteadas sin pelar 240 g
Azúcar impalpable 140 g
Canela molida 1 cuchara sopera + 1 cuchara de té
Sal 1/8 de cuchara de té
Miel 1 cuchara sopera
Clara de huevo 1

Glasé

Azúcar impalpable 175 g
Clara de huevo 1
Jugo de limón o algún aguardiente o kirsch 1 cuchara de té



Preparación
(para la masa)

1- Precalentar el horno a 150º. Forrar una placa con papel manteca.
2- Colocar las almendras en una procesadora junto con el azúcar impalpable, la canela y la sal y pulsar hasta pulverizarlas (tiene que quedarles como una harina de almendras).
3- Agregar la miel y la clara de huevo y volver a pulsar para integrar. Si la masa les queda un poco densa y agrietada, pueden agregar un poquitín de agua para terminar de homogeneizar.
Si en lugar de procesadora usan licuadora, una vez obtenida la harina de almendras la pasan a un bol; ahí le agregan la miel y la clara de huevo y terminan de unir la masa.
4- Espolvorear la mesada con un poco de azúcar impalpable y estirar la masa con palote hasta lograr una alto de 8 mm.
5- Cortar las estrellas ( yo usé un cortante de 5 cm de diámetro) y disponerlas sobre la placa.
6- Hornear rotando la placa a mitad de cocción hasta que estén levemente doradas. Calcular 12 minutos aproximadamente. Estén atentos porque se cocinan muy rápido.
Dejar enfriar.

(para el glasé)

1- En un bol chico, mezclar el azúcar impalpable con la clara de huevo hasta homogeneizar. Luego agregar el jugo de limón (o lo que hayan elegido). Les va a quedar espeso y opaco.
2- Untar las estrellas y dejarlas descansar hasta que el glasé esté completamente seco.


Rinde 22 unidades aproximadamente
Se conservan hasta 3 meses en un recipiente hermético.

viernes, 6 de diciembre de 2013

vino de naranja



En marzo fuimos dos semanas a Mendoza y nos alojamos en lo de Cecilia y Daniel.*
Esa noche, habían preparado una raclette que estaba para chuparse los dedos. Mientras terminaban de servir lo que la acompañaría y conversábamos de esto y aquello, nos convidaron vino de naranjas amargas.
Yo lo conocía porque lo había visto alguna vez en una mesa pero no lo había probado hasta ese momento. Y me encantó; es un aperitivo perfecto.
Nos regalaron una botella que, en nuestra mesa, duró un puñado de aceitunas, así que me puse en campaña para encontrar una buena receta y hacerlo yo misma.
Ya estaba haciendo pucherito pensando dónde iba a encontrar naranjas amargas porque en la receta original se usan naranjas de Sevilla pero, afortunadamente, di con la receta de David Lebovitz o mejor dicho con las recetas. David, sabiendo que no siempre se encuentra este ingrediente tan fácilmente, incluye dos versiones en su libro: con naranjas amargas (de Sevilla) y con las comunes.
Si les gusta el alcohol, los aperitivos, el vermut (qué moderna soy) ésta es una receta que vale la pena probar porque además de refrescante, rico y hasta digestivo, este vino es facilísimo de hacer, solo hay que mezclar los ingredientes.



Receta de David Lebovitz, del libro Ready for Dessert. My best recipes

Ingredientes

Azúcar 100 g
Vodka 125 ml
Vino rosado 750 ml
Canela en rama 1
Chaucha de vainilla 1/2
Naranjas ombligo 2 unidades
Limón 1

Rinde aproximadamente 1 litro

Preparación

1- En un frasco o jarra de vidrio grande, mezclar el azúcar, el vino rosado, el vodka, la media chaucha de vainilla (cortada longitudinalmente) y la rama de canela.
2- Agregar las 2 naranjas y el limón cortados en cuartos.
3- Taparlo bien y dejarlo en un lugar oscuro y fresco por 2 semanas y media. Agitarlo cada 2 ó 3 días.
4- Colarlo bien con un lienzo (para evitar que se filtren los pedacitos de la canela en rama, las semillas de la vainilla, la fruta) y envasarlo en botellas completamente limpias. Refrigerar.
5- Servir bien frío y con unos cubitos de hielo. 

*Si van a San Rafael, les recomiendo fervientemente De Bouche à Oreille. Me gustó muchísimo todo: la posada, la comida, la excelente atención y cuidado en cada detalle.

viernes, 15 de noviembre de 2013

trenza para el desayuno | bonus track de fin de semana


¿Quién me ha visto y quién me ve? amasando y horneando pan... No lo hacía antes porque como no tenemos freezer, no sabíamos cómo conservarlo. Pero la cantidad que hacemos nos dura cinco días y se mantiene bien y, por supuesto, está a años luz del que solíamos comprar en la panadería. 
Esta trenza me encanta por lo suave y liviana, apenas dulce. Hay trenzados más pomposos, muy lindos todos los que he visto. Por ahora empiezo con éste que es bien simple; más adelante jugaré con otros. La cantidad que les paso es para una trenza; si son tres o más en la familia, les diría que hagan dos porque se va volando.






Para acompañar mucha rica fruta y un té de menta y jengibre
¡Que tengan un buen fin de semana! 

Ingredientes

Harina de trigo 0000 250 g
Sal 1 cucharadita (5 g)
Levadura fresca 10 g
Agua 100 ml
Huevo ½ unidad
Azúcar 25 g
Aceite de girasol 25 ml
Huevo batido para pincelar
Semillas de amapola para decorar

Preparación

1- En un bol grande, colocar la harina y la sal.
2- Por otro lado, disolver la levadura en el agua.
3- En otro recipiente, batir el huevo con el azúcar hasta que la mezcla quede espumosa. A continuación, verter el aceite de a poco, un chorrito fino, mientras se sigue batiendo hasta lograr una emulsión.
4- Integrar esta mezcla con la harina y la levadura disuelta en el agua y seguir mezclando hasta que los ingredientes se hayan integrado.
5- Poner la masa en la mesada y amasar hasta obtener una masa lisa y elástica. Cubrir con film y dejar descansar durante 10 minutos.



6- Pasado este tiempo, dividir el bollo en tres cilindros de 140 g aproximadamente, de unos 30 cm de largo.
7- Hacer la trenza, aplastando las puntas de los extremos para que no se despeguen. Pincelarla con huevo batido y espolvorearla con las semillas de amapola.
8- Pasar la trenza a una placa aceitada y dejar levar durante una o dos horas (dependiendo de la temperatura ambiente) hasta que duplique su volumen. Tiene que estar cubierta con un repasador y al resguardo de las corrientes de aire.
9- Pre-calentar el horno (moderado) 20 minutos antes, dejando la trenza arriba de la hornalla para ayudarla con el levado.
10- Cocinar en horno bajo-moderado durante 25-30 minutos. Vayan controlándola a partir de los 20 minutos, cuando vean que tiene un lindo color dorado, ya está lista.




















domingo, 10 de noviembre de 2013

sabayon

Tres renglones ocupa la receta del sabayon en el libro de Doña Petrona. Y dice así:


«Poner en un tazón seis yemas, media tacita de agua fría, un vaso de vino dulce, 100 g de azúcar molido y una cucharadita de maicena; colocar al baño María y batir hasta que esté espesa.»

jueves, 7 de noviembre de 2013

tapenade

El tapenade (como el labneh) pertenece a la categoría no-receta. Así es como suelo catalogar las recetas fáciles, rápidas, simples, con poquísimo tiempo de preparación y esfuerzo.
Para los que aún no lo conocen, les cuento que es una pastita riquísima a base de aceitunas negras, alcaparras, anchoas y aceite de oliva. Muchas veces se modifican un poco los ingredientes para adaptarlo al gusto de quienes lo consumen. Como todo, como siempre; como hacemos con el mate: con cascarita de limón, menta, jengibre, manzanilla, etc.
Es muy popular en la Provenza, imagínense que con todos esos olivares algo bueno tenía que salir. Bueno, no sé, yo soy muy fan de las aceitunas así que para mí esta receta es perfecta. Normalmente, se sirve sobre una tostada de baguette pero, por supuesto, pueden prepararlo para servir junto a otros dips y que cada uno lo acompañe con lo que quiera. De a cucharadas, también ¿por qué no?
Esta vez se me antojaron las tablitas crocantes de Claudio Olijavetzky; les dejo la receta también. Si no son amantes de las aceitunas, pueden usar estas tablitas para acompañar cualquier otro dip o comerlas solas. 










Tapenade

Ingredientes

Aceitunas negras descarozadas y picadas 115 g  (si son buena calidad, tanto mejor)
Anchoa 1 unidad
Ralladura y jugo de ¼ de limón
Romero fresco o seco1 pizca
Tomillo fresco o seco 1 pizca
Pimienta de cayena o negra 1 pizca
Aceite de oliva extra virgen 1 cucharada sopera aproximadamente

Preparación

Colocar todos los ingredientes en una procesadora o licuadora y procesar. Si es necesario, remover los pedacitos de aceitunas de las paredes del vaso para que se procesen bien los ingredientes y se forme una linda pasta/puré. Ustedes eligen si quieren una pasta más homogénea o menos desmenuzada.
Chequeen la consistencia y, si la prefieren menos espesa, van agregando aceite de a gotitas hasta llegar al punto deseado.
Prueben el sabor y, si hace falta, rectifiquen condimentos (hierbas, limón, pimienta)

Otras versiones

Pueden reemplazarse las aceitunas negras por verdes.

Puede reemplazarse la mitad de las aceitunas por tomates secos.

Para hacerla más un poquito más salada (aunque naturalmente lo es), agregar algunas alcaparras escurridas.

***

Tablitas crocantes

Ingredientes

Harina 0000 250 g
Cucharadita de sal 1 (5 g)
Extracto de malta* ½ cucharadita
Levadura fresca 8 g (o levadura seca 3 g)
Agua 125 ml
Aceite de oliva 25 ml

Rinde aproximadamente 36 unidades (20 cm de largo).
Pueden conservarse entre 2 y 3 días en u recipiente hermético.

*Puede reemplazarse por miel.

Procedimiento

1- En un bol grande, mezclar la harina, la sal y el extracto de malta. Incorporar la levadura disuelta en el agua y, por último, el aceite de oliva.
2- Colocar sobre la mesa y amasar hasta obtener una masa lisa. Dejar descansar durante 20 minutos, cubierta con film.
3- Pasado este tiempo, dividir la masa en dos partes. Estirarlas (dejar cubierta la pieza restante mientras trabajan con la primera) hasta que alcancen el tamaño de las bandejas para horno que usarán y un grosor inferior a los 3 mm.
Pincelar la superficie con aceite de oliva; dar vuelta la masa y pintar también la base. Pinchar con tenedor.
4- Decorar con lo que les guste; puede ser queso rallado, semillas de sésamo, orégano, pimentón, etc.
5- Cortar tiras de 3 cm de ancho, en forma transversal, para que cada tablita tenga un poco de cada sabor (queso, pimentón, orégano).
6- Colocar las piezas en bandejas aceitadas, una al lado de la otra. Dejar reposar durante 10 minutos y llevar a horno precalentado a 160ºC, hasta que las tablitas estén secas y empiecen a dorarse, alrededor de 15-20 minutos, dependiendo de la potencia de su horno.

jueves, 31 de octubre de 2013

halva


La India no es un país que me atraiga particularmente como destino turístico pero sí me interesa mucho su cocina. Y como lo dulce ocupa un lugar importante en mi corazón y en mis caderas, doy comienzo a esta serie de recetas de la India con esta generosa golosina.

viernes, 25 de octubre de 2013

labneh salado y dulce

Ordenando un poco la cocina para hacerle lugar a los nuevos cacharros, encontré un libro de cocina árabe que me regaló A.() hace mil años. En medio del caos de moldes, especias y paquetes varios, me tomé unos minutos para hojearlo.
Hacía una semana había comprado pistachos para hacer trufas de chocolate blanco con pistachos (ñam) y ahí quedaron durante unos días. Ahora entiendo; estaban esperando que yo abriera este libro y les dedicara la receta de Labneh.

sábado, 19 de octubre de 2013

kouglof | pan dulce alsaciano
























































En casa es A. el que amasa pan. En realidad, empezó hace muy poco y le sale muy rico. Creo que me contagió un poco las ganas de probar otras recetas.

Éste es un pan ligeramente dulce, que preparan en Alsacia para la Navidad. Su sabor me recuerda un poco al de la brioche.

martes, 15 de octubre de 2013

soufflé de queso

Amo el queso en todas sus variedades y en casi todas las recetas. No sé por qué nunca antes hice soufflé de queso.  

lunes, 7 de octubre de 2013

galletitas de miel



Estas galletitas de miel son la combinación de dos recetas:

viernes, 27 de septiembre de 2013

pan de queso y ciboulette





















Por un rato dejo de pelearme con la plantilla de Blogger y horneo pan de queso y ciboulette.
Blogging tips