st

martes, 27 de diciembre de 2016

miércoles, 3 de febrero de 2016

un libro y un cuenco de uvas





Un día I. nos trajo uvas blancas; otro día, al año siguiente, volvió a traernosy, desde entonces, pasó a ser un momento esperado, una suerte de celebración elegida. 

Hace ya tres veranos seguidos que I. nos trae uvas de la parra de su casa; uvas de un color y de un sabor que no encontré nunca en ninguna frutería. Hace unas semanas, pensé que este año no iba a traernos o que se iba a olvidar porque 2015 fue muy duro para ella, pero por su suerte me equivoqué y apareció una vez más con un tupper enorme repleto de racimos.  

Esta vez no cociné nada, solo les saqué las semillas, las espolvoreé con un poco de azúcar rubio y, una vez que soltaron su jugo, les puse unas cucharadas de ron. Esperé un rato, porque como dice ella "no hay que apurar las cosas; las que venden en la frutería no están maduras por eso no son ricas" y me fui a leer un libro. Cuando lo abrí, me reí viendo al gato que mira la luz filtrándose entre las hojas: me vi a mí misma con ganas de saltar a la parra para dar el zarpazo. Sin embargo, me contuve y seguí leyendo hasta que estuvieron maceradas y listas para comer. Una cucharada gorda de queso crema completó el bol más fresco y rico del universo.








*Este año, yo le di a probar mis cerezas y se llevó un frasco.

jueves, 12 de febrero de 2015

compota de frutos rojos con mascarpone


Fresquísima y con un sabor y un color intenso, sola o acompañada con mascarpone, esta compota de frutos rojos es un perfecto postre veraniego que se prepara en un rato, usando solo una cacerola, un bol y un colador.


martes, 3 de febrero de 2015

semifreddo de chocolate y crema de avellanas






Retomando el blog de la manera más golosa posible.

Es la segunda vez que preparo este semifreddo en un mes; es tan rico y tiene una textura tan sedosa que está para pasarle la lengua al plato. 
Yo le agregué avellanas tostadas y picadas para hacerlo aún más gordo y porque me gusta encontrar algo crocante pero la receta original no lleva; con o sin ellas es un postre absolutamente recomendable.

Receta de finecooking

Ingredientes

Crema batida 1 taza / 200 cc 
Yemas de huevo a temperatura ambiente 4
Azúcar 1/4 taza + 1/4 taza / 65 g + 65 g
Leche entera 3 cucharas soperas
Chocolate amargo (70% a 85%), picado muy chiquito 1 taza y 1/4  / 114 g
Nutella ½ taza / 1  pote chico de 140 g
Claras de huevo a temperatura ambiente 2
Cremor tártaro ½ cuchara de té
Sal ¼ cuchara de té
Avellanas tostadas y picadas 50 g (opcional)

Preparación

Es conveniente usar chocolate amargo para contrarrestar el dulzor del nutella; si no, puede que resulte un poco empalagoso.
Si lo preparan en molde, usen uno de budín de 22 x 12 cm; lo forran previamente con film, dejando que sobresalga a los lados largos para que la mezcla quede cubierta antes de llevarla al freezer y sea más fácil desmoldarlo una vez listo.

1- Crema
Baten la crema a ¾ punto. Reservan en la heladera.

2- Sabayon
Preparan un Baño María.
Es importante respetar estas consignas
-el agua al momento de empezar a cocinar el sabayon tiene que estar caliente pero no hirviendo a todo vapor.
-el agua debe mantenerse a una temperatura estable, más baja que la del hervor.
-el agua no debe entrar en contacto con el bol donde se cocinarán las yemas.
De lo contrario, las yemas pueden cocinarse como si se preparase un omelette.
Lo mismo aplica al merengue.

Colocan en el bol (que apoyan sobre la cacerola con agua caliente) las yemas y el 1/4 de taza de azúcar junto con la leche; baten a velocidad media, limpiando, cada tanto, los bordes con una espátula de silicona, hasta que el sabayon esté espeso, claro y haya aumentado su volumen casi al doble; son 5 minutos aproximadamente.
Retiran la cacerola del fuego pero dejan el bol sobre la cacerola.
Añaden primero el chocolate picado y mezclan. Luego, el nutella y terminan de mezclan bien hasta homogeneizar por completo. La mezcla resultará una crema bastante espesa.
Retiran el bol de la cacerola y reservan.

3- Merengue
Vuelven al Baño María.
Colocan en el bol (si usan el mismo del sabayon, esperen a que se enfríe después de lavarlo) las 2 claras con el 1/4 de azúcar restante, el cremor tártaro y la sal. Baten a velocidad media, limpiando, cada tanto, los bordes con una espátula de silicona, hasta que las claras se vean espumosas y un poco brillantes; son 3 minutos aproximadamente.
Retiran el bol de la cacerola y siguen batiendo hasta que el merengue esté bien espeso, brillante y se haya enfriado; son 2 minutos más fuera del calor.

4-Armado y freezado
Mezclan las tres preparaciones: crema batida, sabayon y merengue.
Primero, añaden el sabayon al merengue, con movimientos suaves y envolventes, usando una espátula de silicona. Luego, añaden esta mezcla a la crema batida. Finalmente, las avellanas picadas, si van a usar.
Vierten sobre el molde y cubren con el film. Llevan al freezer y lo dejan como mínimo 6 horas y como máximo 3 días.

Cuando terminan de desmoldarlo, pueden pasarle un cuchillo mojado en agua caliente para borrar las arrugas que le deja el film en la superficie, si les molesta.
Unos minutos antes de servir, pásenlo del freezer a la heladera para que esté más cremoso.

Yo puse la preparación directamente en el bol donde cociné todo, sin film porque lo serví en bochitas.




Rinde aproximadamente 8 porciones



jueves, 23 de octubre de 2014

palito, bombón ¡semifreddooooo!

Llegó el calor y con él nuestra primera heladera con freezer (ahora cruzo los dedos para que no empiecen los cortes de luz, como todos los años; cada año, renace la esperanza ¬_¬ )
La lista con los ingredientes de este semifreddo ya estaba expectante debajo del imán de la vieja heladera; cuando llegó la nueva, dejamos pasar un día y cuando ya pudimos enchufarla, me puse a preparar el postre. Como era de esperar, su cremosidad combinada con los otros ingredientes estrella no me defraudaron: almendras, amaretti y el licor de almendras Amaretto. Redundante, delicioso, sí. 






 Es facilísimo, solo requiere un poco de tiempo, nada más... y nada menos :). 

viernes, 24 de enero de 2014

las uvas de I.

—La parra tiene un montón de uvas; la semana que viene te traigo —dijo I. Y el lunes apareció con un tupper lleno de racimos chiquitos. Cuando lo abrí, me brillaron los ojos como si hubiese visto una colección de bolitas de vidrio para jugar, de las que juntaban nuestros padres cuando eran chicos.
El sabor y el color de estas uvas me refrescaron de inmediato y me recuperé como una planta recién regada. Al rato ya estaba pensando qué postre iba a preparar con ellas y, para no desvirtuar tanta frescura, decidí usarlas sobre una tarta y combinadas con una crema en copas, acompañadas por un vinito blanco dulce muy frío. Ahhh, solo me faltó el fresco a la sombra de la parra...


viernes, 17 de enero de 2014

lassi de mango | bonus track de fin de semana

Es cremoso y fresco a la vez; simple, sustancioso y nutritivo. Si aún no lo probaron y son amantes de los licuados, denle una oportunidad en estos días de calor. Solo hay que pasar todos los ingredientes juntos por la licuadora hasta que quede un batido cremoso. 

260 g de mango
30 cc de miel
100 g de yogur natural
20 cc de crema de leche
100 g de hielo picado
Rinde medio litro.

martes, 14 de enero de 2014

cheesecake japonés

El sábado me levanté de muy buen humor. El día estaba hermoso y, desde mi ventana, se veían los pichones ­—de los que hablé al final de la entrada anterior— picoteando los montoncitos de polenta que les había tirado hacía un rato. Ellos (y sus padres) se bancaron estoicamente la tormenta del martes pasado y, unos días más tarde, ya estaban aprendiendo a volar. ¡Bravo, pequeños!


Para festejar el acontecimiento preparé esta delicia del Japón :)

martes, 7 de enero de 2014

semifreddo de sabayon

Hace unas semanas vino mi sobrino de la Patagonia. El peque adora el tiramisu —es uno de sus postres favoritos—, y yo suelo prepararlo siempre que viene pero este año no hice a tiempo y terminamos yendo a la heladería. Y ¿qué gustos pidió él?...




martes, 17 de diciembre de 2013

sopa fría de cerezas

El calor agobiante de diciembre no puede con mis ganas de comer algo dulce. Por supuesto, los helados satisfacen a la perfección este deseo goloso, pero estaba con ganas de probar la sopa fría de cerezas agrias. Esta receta húngara es muy simple y rica, como a mí me gusta. La preparé casi igual a la receta original, lo que cambié fueron las cerezas agrias por las dulces y, además, las cociné sin carozo. En realidad, existen varias formas de prepararla, como ocurre con la mayoría de las recetas, así que la próxima vez probaré dejándole los carozos ¿será más intenso el sabor? 

Ingredientes

Guindas o cerezas frescas 500 g
Azúcar blanca 5 cucharas soperas
Agua 1 litro
Canela en rama 3 ramitas
Clavo de olor 5 ó 6 unidades
Crema 200 g
Jugo de limón 1 cuchara sopera
Harina 1 cuchara sopera
Pizca de sal
Vino tinto (opcional) 100 ml

Preparación

1- Lavan bien las cerezas y les sacan el cabito. Yo, además, las descarocé.
2- Las colocan en una cacerola con el agua y el azúcar. Llevan a ebullición.
3- Bajan el fuego y agregan las ramas de canela y los clavos de olor. Cocinan aproximadamente 10 minutos o hasta que las cerezas estén blandas.
4- En un bol mediano, baten la crema a medio punto con el jugo de limón. Luego, le agregan la harina y la sal y, finalmente, una taza del líquido de las cerezas. Mezclan bien.
5- Vierten esta mezcla en la cacerola con el resto de la sopa y cocinan 5 minutos más sin que llegue a hervir. Si quieren, pueden agregar 100 ml de vino tinto; esto es opcional (noten que en la foto se forma un corazón cuando estoy vertiendo el vino ¿será que le gusta este agregado?).


6- Retiran las ramas de canela y los clavos de olor. 


7- Dejan enfriar y llevan a la heladera por unas horas. Sírvanla muy fría.


Blogging tips