st

viernes, 8 de agosto de 2014

cosas ricas de las sierras























A mi adorada C. le gustaba decir: "un abrazo sin un beso es como un tallarín sin queso". Y yo agrego que un queso sin un vino se queda a mitad de camino. Haciéndonos eco de nuestros propios refranes, fuimos a comprar unas hormas y, ya que la bodega de Saldungaray nos quedaba de paso, también compramos un par de botellas de vino.

viernes, 7 de febrero de 2014

salsa de vino tinto

A A. y a mí nos gusta el vino, sobre todo el tinto. Vamos probando diferentes cepas de la inmensa oferta existente* y, a veces (por suerte, pocas veces), no termina de gustarnos del todo alguno. ¿Qué hacemos entonces con él?... ¿lo abandonamos a su suerte en algún estante de la cocina?, ¿lo tiramos? Jamás en la vida, Baco no lo permita.




































Blogging tips