st

lunes, 15 de febrero de 2016

postrecito delicioso de chocolate (sin cocción y sin gluten)


¡Amantes del chocolate, hagan correr la voz! este postrecito es fa-bu-lo-so.


Fácil, rápido, sin encender el horno (Buenos Aires es el horno encendido ... en fin, es verano) pero por sobre todas las cosas una delicia chocolatosa, entre mousse y crema densa. Para agendar en el cuaderno de recetas y hacer varias veces al año.


La receta viene del blog de Mercotte ;)


Ingredientes

Huevos 3
Azúcar rubio (o mascabado) 50 g (yo usé mitad y mitad)
Chocolate semiamargo 150 g
Manteca pomada 125 g
Gelatina en polvo 3 g
Café soluble/alcohol/vainilla, elijan lo que les guste para aromatizar

Preparación

1-Hidratan la gelatina en agua fría (20 cm3).
2-En un bol, baten con batidora de mano los huevos con el azúcar durante 6 ó 7 minutos; la mezcla tiene que triplicar su volumen y volverse espumosa.
Mientras tanto, funden el chocolate a baño María. Cuando está listo, lo retiran del fuego y añaden la manteca pomada cortada en cubitos, mezclando un poco con la espátula.
3-Cuando la mezcla está homogénea, incorporan la gelatina disuelta y el aroma que usen.
4-Vierten el chocolate en la mezcla anterior y baten medio minuto más, a velocidad mínima para terminar de homogeneizar.
5-Forran con film una budinera de 22 x 10 x 6 para que sea más fácil desmoldarlo (si es de silicona, no es necesario), vierten la mezcla final y reservan en la heladera por lo menos 12 horas.


Yo lo hice en un molde de silicona para 6 muffins, que llevé al freezer durante unas 4 horas más o menos. Luego los desmoldé directamente en los platos de postre (una vez desmoldados, ya no se pueden cambiar de plato) y los pasé a la heladera hasta el momento de servirlos.














































































































Que tengan una muy buena semana.

miércoles, 3 de febrero de 2016

un libro y un cuenco de uvas





Un día I. nos trajo uvas blancas; otro día, al año siguiente, volvió a traernosy, desde entonces, pasó a ser un momento esperado, una suerte de celebración elegida. 

Hace ya tres veranos seguidos que I. nos trae uvas de la parra de su casa; uvas de un color y de un sabor que no encontré nunca en ninguna frutería. Hace unas semanas, pensé que este año no iba a traernos o que se iba a olvidar porque 2015 fue muy duro para ella, pero por su suerte me equivoqué y apareció una vez más con un tupper enorme repleto de racimos.  

Esta vez no cociné nada, solo les saqué las semillas, las espolvoreé con un poco de azúcar rubio y, una vez que soltaron su jugo, les puse unas cucharadas de ron. Esperé un rato, porque como dice ella "no hay que apurar las cosas; las que venden en la frutería no están maduras por eso no son ricas" y me fui a leer un libro. Cuando lo abrí, me reí viendo al gato que mira la luz filtrándose entre las hojas: me vi a mí misma con ganas de saltar a la parra para dar el zarpazo. Sin embargo, me contuve y seguí leyendo hasta que estuvieron maceradas y listas para comer. Una cucharada gorda de queso crema completó el bol más fresco y rico del universo.








*Este año, yo le di a probar mis cerezas y se llevó un frasco.

martes, 26 de enero de 2016

parfait de café


He aquí una versión del parfait helado, mucho más fácil y rápida que la preparada con el batido de yemas y almíbar caliente, y que el maestro Felder simplifica al prescindir de este paso. Esto quiere decir que se bate, se mezcla, se refrigera y se es fan para siempre. Lo importante en esta receta es usar un café de buena calidad y si es expresso, mejor.

Receta de Christophe Felder, incluida en la revista Fou de Pâtisserie, edición nº 12. 

Ingredientes

Huevos 6
Azúcar 160 g
Café expresso 1 pocillo/87 ml
Café soluble 10 g
Crema de leche 500 ml

Preparación

1- Separan las claras de las yemas. Reservan las claras.
2- Baten las yemas con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva pálida y cremosa.
3- Mezclan el café tibio con el café soluble*, luego lo añaden a las yemas batidas.
4- Baten la crema bien fría a punto Chantilly** y la añaden a la preparación anterior, mezclando delicadamente con espátula de goma.
5- Baten las claras a nieve (bien firme) y las incorporan delicadamente y con movimientos envolventes a la preparación anterior.
6- Vierten la mezcla en un molde forrado*** con film y lo llevan al freezer durante al menos 4 horas.
Antes de servirlo, pásenlo unos minutos a la heladera para que esté más cremoso.


En la revista se indica que la receta rinde 6 porciones pero, en realidaT, rinde 16 por lo que hice un domo y 8 parfaits individuales. Debo admitir que esto no representó un problema en absoluto :o peeeero si quieren preparar menos, hacen la mitad de las cantidades y listo.   


Que tengan una muy buena semana, sin demasiado calor (o frío)



Notas

*Yo, además, infusioné los granos de 4 semillas de cardamomo porque me encanta.
**2 minutos antes de batir la crema a punto Chantilly conviene pasar al freezer el bol con la crema ya fría y los ganchos de la batidora; se hace mucho más rápido y queda mejor. 
***Si usan molde de silicona el film no es necesario (¿esto es una obviedad, no?).
Blogging tips